• 1

OPORTUNIDADES EN TIEMPOS DE CRISIS: Soluciones de gestión al alcance de todos

 

La oportunidad en tiempos de crisis radica, en primer lugar, en la debilidad del contrario. Muchas empresas adoptan posturas defensivas y conservadoras. El temor a las pérdidas les lleva a reducir el riesgo, la inversión y las estrategias de adaptación y cambio y a llevar a cabo recortes indiscriminados. Lejos de mantener su posición, estas decisiones acarrean un mayor declive en la eficacia, un peor servicio al cliente y por tanto, pérdidas en las ventas.

 


La crisis es un momento para la estrategia y para tomar decisiones que permitan a las pymes mejorar el servicio al cliente. Es además, el momento de potenciar la marca, impulsar la imagen e incidir en la diferenciación que aporta la incorporación de nuevas tecnologías en los procedimientos.
Una menor actividad del mercado permite asimismo a las empresas trabajar para construir ventajas competitivas: mejorar el producto, los procesos, abrir nuevas líneas de producto.

 


No todas las compañías saben detectar y aprovechar las oportunidades que plantea un momento de inestabilidad económica. Ante ciclos económicos de recesión, muchos empresarios “aparcan” la estrategia y se centran en reducir las pérdidas basándose únicamente en los recortes, lo que, a largo plazo, solo conlleva más dificultades. Con esa política basada en “la tijera” se eliminan por completo las inversiones tanto en innovación, imprescindible para mejorar el servicio, fomentar el crecimiento de la firma y abonar el futuro para la llegada de un nuevo ciclo económico más favorable, como en comunicación, fundamental para dar a conocer nuestros productos y mantener viva la demanda.

 


En este contexto, entre una jungla de términos y ofertas con el apellido “cloud computing”, las pymes pueden encontrar herramientas tecnológicas eficaces para sus negocios de la mano de soluciones ERP en régimen de alquiler (SaaS) que puedan suponer un instrumento decisivo para mejorar sus negocios y posicionarse mejor ante la que, esperemos próxima, recuperación económica.

 


En los últimos 3 años, el acceso de la pyme a soluciones de software en alquiler ha crecido de forma importante. Y el mercado apunta a que el crecimiento será exponencial. Según IDC, las empresas que acceden a la tecnología por la fórmula “SaaS” triplicarán su número en el 2012 (de un 6% en 2009 al 18% en 2012) pero es aun más significativo el hecho de que casi un 60% de aquellas conocerán este tipo de servicio en 2012, frente al 22% que lo hace actualmente.

 


Este panorama presenta el 2010 como campo abonado para el ERP en alquiler pues se dará en este periodo la confluencia de tres parámetros: soluciones ya existentes en el mercado, mayor acceso a la información de esta tecnología y desaparición de la barrera precio dado que la modalidad en alquiler presenta costes tremendamente asequibles.

 


Internet y sus infinitas posibilidades están democratizando el acceso a herramientas diseñadas específicamente para la gestión empresarial y las compañías líderes en el sector estamos comprobando que la subcontratación de servicios se ha trasladado definitivamente al ámbito de las tecnologías de la información.

 

La competitividad como fin


Todo son ventajas con esta nueva forma de comercialización del software. Gracias al software en formato alquiler y por unos pocos euros al mes, miles de empresas españolas pueden disponer de una herramienta eficaz para crecer en sus negocios. El proveedor del servicio es quien tiene hospedado el software en sus servidores y los usuarios solo necesitan un ordenador y una conexión a Internet para acceder al mismo en cualquier momento y desde cualquier lugar. La responsabilidad de las actualizaciones periódicas, el soporte y el mantenimiento de programas (copias de seguridad, mantenimiento correctivo y preventivo, evolución tecnológica...) también recaen sobre el proveedor del software como servicio.

 


Además, desaparece la inversión inicial, que a muchas pymes les resultaba una barrera infranqueable, y sólo tienen que pagar pequeñas cuotas mensuales por aquellas funcionalidades que realmente necesitan. Hablamos de un servido completo e integral pues el fabricante se hace cargo del hardware y descarga absolutamente de estas tareas a la pyme y permite al empresario centrarse plenamente en su negocio.

 


2010 se presenta realmente como el punto de inflexión para que el ERP abandone un nicho sólo para grandes y medianas compañías que podían soportar los costes de su compra en propiedad y acerque a sus beneficios a tesorerías de empresas más pequeñas quienes podrán sustituir la inversión inicial por un gasto mensual asequible y controlable.


Justino Martínez, Director General de Solmicro.